Clinica Zurita

Clínica Zurita Zaragoza
Arrugas de expresión Zaragoza

Tratamiento para las arrugas de la cara

Medicina Estética Facial

Los signos del envejecimiento como arrugas faciales y líneas de expresión se van acentuando con el paso de los años, afectando el aspecto de nuestra piel. 

Existen tratamientos estéticos que nos ayudan a remediar esta situación. La toxina botulínica es uno de ellos y sirve para eliminar las líneas de expresión sin dolor. 

La toxina botulínica debe ser inyectada en la zona con líneas de expresión, como la frente, entrecejo, patas de gallo, cuello y labios. 

Las líneas de expresión pueden usarse como tratamiento preventivo.

RESULTADO

Inmediato

APLICACIÓN

Dependiendo la zona

DURACIÓN

4 - 6 meses

ANESTESIA

No necesario

RESULTADO

Inmediato

APLICACIÓN

Dependiendo la extensión

DURACIÓN

6 - 12 meses

ANESTESIA

No necesario

Preguntas frecuentes

Los signos del envejecimiento en la piel incluyen cambios como la aparición de arrugas faciales, líneas de expresión, pérdida de volumen y elasticidad, y cambios en la pigmentación.

Estos signos afectan la apariencia estética de la piel, haciendo que parezca más vieja.

Con el tiempo, la piel pierde colágeno y elastina, lo que lleva a una menor firmeza y la formación de surcos y pliegues. Además, la exposición al sol y otros factores ambientales pueden acelerar estos cambios.

La aplicación de toxina botulínica generalmente no es considerada dolorosa. Se utiliza una aguja muy fina para las inyecciones, y los pacientes suelen describir la sensación como un leve pinchazo o incomodidad momentánea.

Algunas personas pueden experimentar una sensación de presión o un leve ardor, pero las molestias son típicamente mínimas y de corta duración.

Sí, como con cualquier procedimiento médico, el uso de toxina botulínica puede tener efectos secundarios. Los más comunes incluyen moretones temporales o hinchazón en el área de la inyección, dolor de cabeza o síntomas parecidos a los de la gripe.

Después del tratamiento con toxina botulínica, se recomienda un mantenimiento para prolongar los efectos, que suelen durar entre 3 y 6 meses. Este mantenimiento incluye sesiones de seguimiento para aplicaciones adicionales según lo determine el especialista. Además, se aconseja evitar la exposición al sol y seguir una rutina adecuada de cuidado de la piel para optimizar los resultados.

Los candidatos ideales para el tratamiento con toxina botulínica son personas que presentan líneas de expresión y arrugas dinámicas, es decir, aquellas que aparecen con el movimiento facial como sonreír o fruncir el ceño.

Deben gozar de buena salud general, tener expectativas realistas y no tener antecedentes de reacciones alérgicas a la toxina botulínica. No es recomendado para mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni para personas con ciertas condiciones neuromusculares. Es importante una evaluación médica previa para determinar la idoneidad del paciente para este tratamiento.

Scroll al inicio
×